• Caso de Éxito - Fernanda Bolagay

    "La Escuela de Nuevos Aliados me animó a lanzarme sola, verme como producto, y entender qué podía ofrecer."

    Fundadora de Finanzas Integrales

    Cuéntanos sobre tu trabajo actual y la clase de tareas que llevas a cabo cada día.

    Me dedico al asesoramiento financiero y la relación que las personas tienen con el dinero más allá de los números. Ayudo a las personas a entender cómo sus emociones afectan sus decisiones, por qué compran lo que compran o gastan lo que gastan. Trabajo a través de reuniones y charlas semanales con mis clientes en todo lo relacionado a la psicología del dinero. Me encanta porque el impacto es tangible y medible.

     

     

    ¿Cómo te ayudó participar del entrenamiento de la Escuela de Nuevos Aliados y ser parte de la comunidad?

    La Escuela de Nuevos Aliados llegó en un momento de transición de mi carrera, cuando quería lanzar mi propia consultora. Me encontraba en una zona de comodidad donde ganaba muy bien pero no era mi negocio propio. La ENA me animó a lanzarme sola, verme como producto, y entender qué podía ofrecer.

     

    También aprendí a preguntarle a demás miembros de mis redes sobre qué piensan de mis ideas, porque entendí que pueden ponerse en los zapatos de mis usuarios y detectar posibles mejoras o fallas. Fue invaluable que personas que nada tienen que ver con mi negocio me den su punto de vista.

     

    La ENA es como tener un equipo de gente queriendo que a vos te vaya bien, dando desde su lugar lo que te puede aportar.

    ¿Qué fue lo que más te gustó de tu experiencia en la Escuela de Nuevos Aliados?

    ¿Viste cuando te encontrás con gente que tiene muchas cosas en común con vos? En la ENA sentí que me encontraba con gente que está tan loca o apasionada como yo. Tomé muchos "cafés virtuales" con muchos participantes de mi camada que me parecían interesantes. Todos leen más que uno, googlean más que uno... ¡Te das cuenta que uno no sabe casi nada!

     

    La ENA fue donde podía hacer lo que me gusta: hacer relaciones con gente interesante. De hecho, un programa que vendí recientemente surgió de las reuniones con mis compañeros en la ENA!

    Cuéntanos de algo que hagas o resuelvas de una manera diferente gracias a lo que viviste y aprendiste en la Escuela de Nuevos Aliados.

    Mi manera de comunicarme. Comunicar mi negocio me costaba, porque yo vendo una experiencia más que un producto, entonces a veces no sabía cómo explicarlo con claridad. La ENA me ayudó a ser auténtica en mi comunicación, ya sea en la web, en un flyer, en las redes sociales, etc.

     

    Ahora, si tengo una idea, me pregunto "¿Para quién es la idea? ¿Cómo la debería comunicar?" Estas son preguntas que antes no me hacía. Pueden ser elementales, pero antes no me las hacía. Hoy estoy pendiente de qué estoy comunicando, qué va a ver y pensar la otra persona. "¿Dónde está tu cliente? ¿Qué idioma habla mi cliente? ¿Qué problema le resuelvo a mi cliente?"

     

    La ENA me mostró la importancia de la comunicación, que hasta el día de hoy sigo trabajando.

    Algún otro comentario o recomendación que quieras compartirle a aquellas personas evaluando participar en la Escuela de Nuevos Aliados?

    Piénsenlo en números. Es una experiencia muy rentable si la saben aprovechar. Yo invertí U$D 450 en participar y cuadrupliqué esa inversión con clientes que conseguí gracias a la comunidad. No entré en la ENA a vender, pero la ENA hizo que la gente conozca que hago. Tampoco entré a la ENA a contratar gente, pero conseguí un diseñador y una copywriter gracias a la red. Yo contrato y trabajo con gente que estoy segura que tiene mis valores. En la ENA accedes a un directorio de gente con tus valores.